Los 7 hábitos para ser un gestor de proyectos altamente efectivo.

Cuando en 1989 Stephen Covey presentó su libro “7 hábitos de la gente altamente efectiva” no pensó que su manuscrito fuera a convertirse en el libro empresarial más influyente del siglo XX, pero así fue, y se convirtió en un ejemplo de efectividad en sí mismo. En dicho libro, Covey habla de los 7 hábitos claves a su parecer para gestionar mejor el día a día y lograr una efectividad personal sostenible a largo plazo. Estos hábitos pueden también ser llevados al campo de la gestión de proyectos y vamos a ver la relación que podemos sacar:

  1. Sea proactivo. El gestor de proyectos es una persona que debe reaccionar ante los estímulos para ser capaz de evitar que se produzcan problemas que afecten al proyecto. Siempre es mejor prevenir que curar y quien es proactivo logra evitar la mayor parte de las dificultades llegando con mayor rapidez y efectividad al éxito.
  2. Empiece con un fin en mente. El Project manager tiene que conocer con claridad la finalidad del proyecto y de cada una de sus etapas, gracias a ello no perderá el tiempo y su toma de decisiones estará bien definida. Sabrá en cada momento a qué persona del equipo consultar para obtener el éxito.
  3. Establezca primero lo primero. Y lo primero es el cliente, ya sea interno o externo, pero son los que mandan en el proyecto. La capacidad de escuchar y ser escuchado es vital en este punto.
  4. Pensar en ganar/ganar. Siempre ocurre que cada persona de interés en un proyecto cree que lo suyo es lo más importante y que hay que dar prioridad a sus ideas. Es importante saber hacer que todos los interesados se sientan respaldados y atendidos en el proyecto sin compromenter el fin del mismo.
  5. Procure primero comprender y después ser comprendido. Un gestor de proyecto ha de tener una capacidad de empatía y ello se logra poniéndose al frente del equipo. Predicar con ejemplo es el mejor consejo para que un jefe de proyecto establezca vínculos fuertes con su equipo y éste lo respalde en la toma de decisiones casi por inercia.
  6. La sinergia. Un gestor de proyectos no puede hacerlo todo, su labor es buscar los mejores en cada rol para asignar las tareas del proyecto a personas motivadas y preparadas para obtener el resultado deseado.
  7. Afile la sierra.  Un proyecto no es siempre lineal, existen altibajos, momentos en los que todo va bien y momentos de caos. El gestor de proyectos debe aprender a manejar estas situaciones para que a pesar de los inconvenientes la planificación siga su camino y el proyecto termine en los plazos establecidos, con el coste previsto y la calidad establecida.

Ahora sí, te podemos dar incluso un 8 hábito, y es: “utilizar un software de gestión que esté a la altura de sus necesidades”. Para ello aprovechamos para presentarte MySaaSPlace, el software de gestión integrada de proyectos, facturación y contabilidad en la nube, puedes probar ya la versión freemium y terminarás de convencerte.

¿Te parece interesante? ¡Comparte! ;)

About MySaasPlace

MySaaSPlace es la primera solución integrada de gestión de proyectos y facturación en la nube, sencilla y económica, para potenciar la productividad en los negocios.

Comments are closed.