Las 4 diferencias clave entre los buenos y malos proyectos.

Los proyectos no aparecen por arte de magia, las empresas o responsables avisan a los gestores de proyectos cuando la finalidad del mismo existe y ya se ha decidido abordarlo. Es entonces cuando comienza una fase por parte del gestor de proyectos para encontrar el mejor proyecto posible y alcanzar la finalidad establecida.

Una de las características más valiosas de un gestor de proyectos es la capacidad de diferenciar entre los buenos y malos proyectos, una cualidad que distingue a un gestor de proyectos del montón de uno que realmente aporta valor a la organización y que es capaz de detectar los signos que indican qué proyectos son malos.

  • Los buenos proyectos son aquellos que deben aportar grandes beneficios y que utilizan medidas para indicar el tamaño de los beneficios, es decir, que están establecidos y cuantificados. Malos proyectos son aquellos en los que nadie ha cuantificado numéricamente los beneficios o ni siquiera se ha estimado el coste que conlleva desarrollarlo.
  • Un buen proyecto debe ser importante para el futuro de la organización, tener una clave estratégica, al contrario que aquellos que se preocupan únicamente por resolver situaciones del presente pero que no tienen visión de un mañana ni de los riesgos que pueden aparecer en el futuro en el caso de ponerlo en marcha. Por ejemplo, a finales del siglo XIX con la salida al mercado de los primeros automóviles, las empresas que fabricaban diligencias y carros de tiro a caballo se dedicaron a mejorar partes del vehículos para hacerlo más barato y competitivo. El problema era que pensaban en el presente y no en el futuro, y aunque solventaba el problema del precio, ese no era el problema en sí mismo.
  • Un buen proyecto debe contar con un presupuesto y con los recursos suficientes para afrontarlo. No existe nada más peligroso que un proyecto con inversiones insuficientes, sin personal, o equipamiento, ya que se perderá más tiempo en lograr estas necesidades que en afrontar el proyecto como es debido. Tampoco se cumplirán tiempos ni se podrá seguir el plan establecido por el gestor con garantías.
  • Los buenos proyectos cuentan con un apoyo mayoritario dentro de la organización, algo necesario para una involucración completa del equipo, quedando patentes los beneficios del mismo.

Los proyectos que cumplen estas cuatro claves son los que sobrevivirán, sino estarán abocados al fracaso. Es necesario que el beneficio del proyecto sea entendido por todos, y que la empresa se dé cuenta de su importancia para que se pongan los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

¿Has probado ya el módulo de Gestión de Proyectos de MySaaSPlace?

¿Te parece interesante? ¡Comparte! ;)

About MySaasPlace

MySaaSPlace es la primera solución integrada de gestión de proyectos y facturación en la nube, sencilla y económica, para potenciar la productividad en los negocios.
Comments are closed.